Sor Juana de La Cruz

LA SANTA JUANA

Juana Vázquez Gutiérrez nació el 3 de mayo de 1481 en Azaña, hoy Numancia de la Sagra (a 14 km de cubas) .
Con muy pocos meses estuvo muy enferma, su madre prometió a la virgen que si la curaba, llevaría al santuario el peso de la niña en cera  para ofrecerlo a Santa María de la Cruz y la niña se curó.

La madre murió, cuando su hija tan solo tenia 7 años, sin cumplir su promesa, esto despertó en la joven, ya virtuosa, no solamente el deseo de ir a dicho monasterio, sino  de ingresar de monja.
Cuando cumplió 15 años, le prepararon un matrimonio con un caballero rico, pero Juana vistiéndose de hombre con el traje de un primo suyo, escapó al convento, sus familiares fueron a buscarla, pero viendo su determinación, finalmente su padre le dio su consentimiento.
Allí profesó al año con el nombre de Sor Juana de la cruz. A los veintidós años comienzan a manifestarse sus dones místicos.
A los veinticinco años brotó en ella un singular carisma, una predicación elocuentísima, caía en éxtasis y estaba hasta cinco y siete horas predicando, y lo que es no menos prodigioso, sus oyentes no se cansaban de escucharla, a veces era el mismo señor el que hablaba por su boca, en primera persona.
Fue tal su fama, que acudía gente de toda condición al oírla y consultarla, entre ellos el mismo emperador Carlos V, Don Juan de Austria, el Cardenal Cisneros…

Ya en vida era tenida por santa. En primer lugar en su convento por quienes conviviendo con ella la conocían bien.
Recibió un viernes santo los estigmas de la pasión: hizo numerosos  milagros.

Desde su muerte ya era tenida por santa y se le tributaba culto.
Pero, si siempre ha hilado fino la iglesia antes de dar culto a un santo, después del concilio de Trento, se extremaron estas precauciones.
En 1619 Roma manda volver a empezar el proceso de canonización siguiendo la nueva legislación, y en 1630 reconociendo la heroicidad de sus virtudes la declaran venerable.
Se pretende que se confirme su canonización por tener culto inmemorial, pero según decreto de Urbano VII de 1625 para ello era necesario hubiera transcurrido 100 años de su muerte, y habían transcurrido noventa y uno.
Finalmente, en el s.XVIII se paralizó el proceso.
En 1671 se había clausurado favorablemente el proceso sobre la incorrupción del cadáver, pero en 1808 dicho cuerpo fue brutalmente profanado por las tropas de Napoleón.
Hoy en día está abierto el proceso de canonización de Sor Juana de La Cruz.
Son muchísimos los milagros que La Santa Juana hizo en vida y después de su muerte, hoy en día son muchas las personas que se acercan al convento a agradecer, curaciones, empleos conseguidos, ayudas, etc….
Y es que La santa Juana no dejará de interceder por ti si se lo pides.

ORACIÓN A LA SANTA JUANA

¡OH Dios!, que en tu inefable providencia adornaste a la venerable Juana de la Cruz con admirables dones y carismas, e hiciste de ella un maravilloso ejemplo de religiosidad para el pueblo sencillo. Dame su docilidad a las inspiraciones del Espíritu, su aceptación de la cruz y su amor a la Virgen María y su rosario. Concédeme la gracia especial que ahora te pido por su intercesión, y el que su santidad, proclamada por el pueblo, sea reconocida oficialmente por toda la iglesia. Amén.

Pídase la gracia que se desea y rezar 3 padrenuestros, avemarías y gloria al padre.

Se ruega que se informe al Monasterio de las gracias y favores obtenidos por medio de su intercesión